La aromaterapia es el uso de aceites esenciales con finalidad terapéutica. Es un método natural que se basa en la actividad de las moléculas bioquímicas que contienen los aceites esenciales.
La Aromaterapia aprovecha las propiedades de los aceites esenciales extraídos de las plantas aromáticas, para restablecer el equilibrio y la armonía del cuerpo y de la mente para beneficio de nuestra salud y belleza.

Qué es un aceite esencial?

Un aceite esencial es la esencia volátil extraída de plantas aromáticas por destilación por arrastre de vapor de agua (en el caso de los cítricos por presión de la cáscara).

Los utilizamos en nuestras formulaciones por sus múltiples propiedades para la piel y también por su aroma.

¿Cómo actúan?

Los aceites esenciales pueden penetrar a través del olfato o de la piel.

Al percibir la presencia de un aceite esencial se genera un estímulo en el sistema olfativo o en el sistema circulatorio a través de la piel, que envían señales al sistema límbico que actúan directamente en regiones asociadas con las emociones y con procesos vitales.
Existen aceites esenciales antidepresivos, estimulantes, antiacné, depurativos, anticatarrales, aceleradores de la memoria... etc, dependiendo de a qué área afecte.
Para obtener estos efectos es imprescindible utilizar aceites esenciales naturales extraídos de plantas. Existen en el mercado esencias sintéticas, elaboradas artificialmente, las cuales no presentan ninguna de estas propiedades de las que estamos hablando. 
Además, dentro de los aceites esenciales naturales es importante, utilizar esencias que hayan sido extraídas de forma natural (destilación, presión), sin emplear disolventes o procesos químicos, que alteran las propiedades de los aceites esenciales. Y si las plantas de las que se extraen los aceites son de procedencia ecológica mejor que mejor!
Para ello es importante fijarnos en las etiquetas de lo que compramos, en las que debería aparecer toda la información. Si es puro , natural o incluso ecológico (fíjate en los sellos y certificados!!)

¿Cómo se usan?

Puede ser por vía tópica o vía olfativa.

Utilizando cosméticos que contengan aceites esenciales aprovechamos las ventajas que nos aporten sus propiedades, pero también podemos aplicarlos diluidos en aceites vegetales o añadiendo unas gotas al baño.

BAÑOS: añadir de 5 a 10 gotas en la bañera.
MASAJE: utilizar siempre diluido en un aceite vegetal base (oliva, almendras, sésamo, jojoba…). Dilución al 2-4% (si es para uso facial, 0.5-1%). 20 gotas son aproximadamente 1 ml, así que para 100ml entre 40 y 60 gotas y 10 a 20 si es para uso facial.

Olfativo: Se pueden utilizar unas gotas diluidas en agua, en un quemador o en un cuenco sobre los radiadores, aunque lo ideal es utilizar un difusor en el que no se aplique una fuente de calor directa. Existen diferente modelos en el mercado (difusión por ultrasonidos, nebulizador…). El nuestro es por ultrasonidos y estamos encantados.

PRECAUCIONES:
-No aplicar directamente sobre la piel
-No ingerir
-No poner en contacto con ojos o mucosas
-Consultar con un experto para su uso en caso de embarazo, lactancia, niños o alguna enfermedad crónica. Por lo general en casos especiales, como el embarazo, es necesario reducir la dosis o incluso evitar el uso de algunosa aceites esenciales. 
-Y por último, y muy importante para esta época del año: evitar la exposición al sol tras su utilización. Algunos aceites son fotosensibles, lo que significa que no se deben utilizar en su piel antes de la exposición a la luz solar o a los rayos UV directos. El uso de un aceite fotosensible antes de la luz solar o los rayos UV puede conducir a cambios en la pigmentación o erupciones. Algunos aceites fotosensibles son: limón, naranja, bergamota, angélica, etc. Si deseáis conocer la fototoxicidad de alguno en concreto, no dudéis en contactar.


Hay multitud de esencias, pero en este post os hablaremos de algunas de las más usadas y conocidas.. 

ROMERO (Rosmarinus officinalis)
Se obtiene de la destilación de las hojas o los tallos de romero. 
-Estimulante del sistema circulatorio. Dolores reumáticos, fatiga muscular y agujetas. Regula la secreción sebácea y estimula el crecimiento del cabello. Indicado para la fatiga mental y la memoria.
-Para fortalecer el cabello: diluir aceite esencial al 3% en aceite de jojoba (cabellos grasos) o almendras o argán (cabellos normales, secos o castigados).

NARANJA (Citrus sinensis) 
Aceite obtenido por presión de la corteza fresca. Del naranjo se obtiene otros aceites esenciales, como el de azahar, obtenido de la flor, o el de petit grain, de la vaporización de las hojas.
-Antiinflamatorio y antiséptico.
-En aromaterapia se utiliza para crear un ambiente de optimismo y felicidad por sus propiedades antidepresivas. Como antidepresivo o estimulante: utilizar unas gotas en el difusor. Puedes mezclarlo con aceite esencial de lavanda y/o limón
-Fotosensible, recordad no aplicar antes de una exposición al sol. 

ARBOL DE TÉ (Melaleuca alternifolia)
Se obtiene por destilación de las hojas frescas del árbol del té, un árbol originario de Australia. 
-Antivírico, antifúngico y antebacteriano, ideal para purificar la piel.
-Combate el acné.
-Desinfecta el ambiente.
-Activa el sistema inmunológico y tiene efectos anticatarrales.
-Antipiojos. Para ello basta con añadir unas gotas al champú habitual, o añdirlas directamente al cepillo para peinar el pelo.

LAVANDA (Lavandula angustifolia)
Aceite esencial obtenido por destilación de las sumidades floridas frescas. 
-Aceite esencial relajante, ideal en casos de tensión, ansiedad o estrés por sus propiedades equilibrantes. 
-Muy efectivo contra el insomio. Puedes darte baños relajantes aplicando unas gotas en la bañera, o bien aromatizar la habitación con un difusor. 
También puedes aplicar unas gotas directamente sobre la almohada para conseguir ese efecto relajante.

ACEITE ESENCIAL LIMÓN (Citrus limon)
Obtenido por la presión de la cáscara fresca del limón
-Indicado para atenuar manchas en la piel.
-Tónico, rejuvenecedor, antiacneico.
-Reduce la fatiga estimulando la mente.
-Cuidado de uñas quebradizas: diluido en aceite de argán al 4%, aplicarlo en manos y uñas para fortalecerlas.
-Fotosensible, recordad no aplicar antes de una exposición al sol.

Si necesitáis más información, no dudéis en contactar con nosotros!!