Las manchas solares son uno de los efectos del sol sobre la piel más evidentes. Aunque casi siempre que se habla de los daños que el astro rey causa sobre la dermis se vincula al envejecimiento cutáneo, las manchas son una de las preocupaciones fundamentales a la vuelta de las vacaciones de verano. Por una parte, porque pueden ser muy perjudiciales para la salud, pero además afean (ya que la pigmentación deja de ser uniforme) y dan un aspecto prematuramente envejecido.

Los rayos UV estimulan la creación de melanina en la piel, que tiene como objetivo protegernos de los efectos nocivos del sol. El motivo por el que aparecen cuando nos ponemos al sol es porque, cuanto mayor es la exposición a los rayos UVA UVB, mayor es la necesidad de melanina.

Suelen salir sobre todo en las zonas del cuerpo que están más expuestas a los rayos UVA, como nariz, barbilla, pómulos, escote y hombros. A medida que pasa el tiempo y vamos acumulando horas de exposición solar, mayor es la probabilidad de que aparezcan estas imperfecciones y la pigmentación deja de ser uniforme. Además de la edad también puede haber factores genéticos que favorezcan la aparición de estas manchas tan poco favorecedoras.

Aunque se pueden atenuar sustancialmente estas manchas, es muy importante evitar la exposición solar en la medida de lo posible o hacerlo con mucha protección (incluso a diario, cuando salimos a la calle, no únicamente cuando tomamos el sol), ya que estas lesiones tienen tendencia a volver a aparecer si son expuestas a los rayos UVA.

Un excelente antimanchas es el Aceite Puro de Rosa Mosqueta de Naturavia, ya que es capaz de aumentar la producción de de melanina en la piel, corrigiendo las manchas, unificando el tono y mitigando la hiperpigmentación. El aceite de rosa mosqueta contiene gran cantidad de vitaminas (A,C, E), carotinoides, flavonoides, pectinas, riboflavina, retinol, antioxidantes y ácidos grasos esenciales (como Omega 6 y Omega 3).

Contribuye a redistribuir la pigmentación permitiendo que se atenúen o difuminen las marcas en nuestra piel debidas a casos de acné, viruela, varicela o manchas solares.

Además de reducir los efectos dañinos del sol que causan el envejecimiento prematuro, regenera la piel quemada. El alto contenido de la rosa mosqueta en vitaminas, ácidos grasos esenciales y antioxidantes, contribuye a que el organismo produzca más colágeno. Esto hace que la piel esté más elástica, mejore la textura y el tono. Este aumento de colágeno que el aceite aporta a la piel protege de los daños solares y del fotoenvejecimiento.

Te recomendamos aplicar el Aceite Puro de Rosa Mosqueta de Naturavia por la noche para permitir que la piel se regenere de manera natural. Lo ideal es hacerlo sin poner nada más, ni crema hidratante ni protector solar... sólo ese aceite que aporta gran cantidad de antioxidantes y mejora las células rejuveneciendo la piel. Te levantarás con la piel con un aspecto mejor y un tono más brillante.