Por todas nosotras es sabido que nuestro corazón es incansable y, que late de media unas 120.000 veces al día. Pero ¿sabías que hay unos músculos que superan al cardíaco en número de movimientos?  Pues sí, se trata de los seis músculos oculares. Ni siquiera cuando estamos dormidos nuestros ojos paran de moverse. De hecho durante la fase de sueño REM es cuando más activos están y  por eso esta fase se llama Rapid Eye Movement.

Los ojos se integran en las órbitas oculares del rostro gracias a los llamados músculos orbiculares que son los que permiten que se abran y cierren los párpados y que estos permanezcan continuamente sobre la cornea, para protegerlos. 

Estos músculos orbitales forman el párpado superior, pero en cambio no forman el parpado inferior, que está formado prácticamente sólo por una fina piel . Por ello es mucho más sensible a los factores medioambientales, pero sobre todo a los factores intrínsecos de la persona como pueden ser la edad, las horas de sueño, la alimentación... La genética también juega un papel importante en todo esto...

Vamos,  que la llamada ojera da cuenta de lo que vivimos, aunque más bien de cómo vivimos. Pero os daremos un dato curioso, y es que las ojeras científicamente se llaman “hipercromía idiopática del anillo orbitario”; y es que esta fina piel, debido a su falta de riego, parece que aumenta su número de melanocitos para autoprotegerse. Por eso hay personas que tienen más o menos ojeras de forma natural, y cuando dormimos mal o estamos pachuchos el riego de la zona se ve afectado, pronunciándose más el color de la ojera.

Además, cuando somos jóvenes el hueco dejado entre el músculo y el ojo esta relleno de tejido conjuntivo rico en colágeno y elastina que hace que esta delicada piel tenga un aporte de nutrientes y humedad mayores, con la edad (y falta de cuidado) este tejido se vuelve más laxo, e incluso se pierde.

Este hueco también es susceptible de llenarse de líquido por falta de un buen drenaje linfático, dando lugar a las antiestéticas bolsas. La falta de un buen drenaje linfático también origina la hinchazón del párpado superior

Se calcula que la fragilidad de la piel de la zona del contorno de ojos es de cinco a diez veces más fina que el resto de nuestra piel que, junto al constante movimiento, da como resultado una piel quebradiza y pobre, donde aparecen las primera arrugas.

Para evitar esto, además de unos hábitos de vida saludables, el contorno de los ojos se debe de tratar con productos específicos que no solo cuiden, hidraten, nutran y embellezcan esta fina piel, sino que además sean respetuosos e hipoalergénicos con las córneas de nuestros ojos. 

Cuando diseñamos nuestro  Contorno de Ojos Rosa Mosqueta – Regenerante  tuvimos en cuenta todos estos factores, para conseguir crear una crema que que fuera como un bálsamo para la piel: 

  • Elegimos ingredientes hidratantes para proteger y mimar esta fina piel, como la manteca de karité o el aceite de almendras dulces.
  • Seleccionamos también ingredientes regenerantes para ayudarla a recomponerse tras las agresiones externas y prevenir los signos de la edad. Como el aceite de rosa mosqueta o el extracto de centella asiática. 
  • Además, también buscamos componentes que aportaran a la fórmula propiedades antiinflamatorias y astringentes como el agua de hamamelis o de manzanilla, que ayudar a activar la circulación y a prevenir la hinchazón de párpado y ojeras.
  • Elegimos cuidadosamente su aroma para que fuera suave  y seleccionamos los aceites esenciales de lavanda e incienso, que además de aportar un delicado y sutil aroma, potencian las propiedades regenerantes de  la fórmula.
  • Además, este producto está elaborado fundamentalmente con ingredientes de procedencia ecológica, alcanzando un porcentaje de 68% de ingredientes eco en la fórmula! 

Por algo es uno de vuestros productos favoritos. 

Además de mimarnos y cuidarnos con la aplicación de cosméticos específicos para la zona, aquí os dejamos algunas recomendaciones: 

-Dormir mínimo ocho horas, ya que el cansancio provoca que disminuya la circulación sanguínea y linfática, haciéndonos retener líquidos. Esto se dice muy fácil, pero sé que hay momentos de nuestra vida que dormir 8 horas seguidas es tarea imposible! Soy mamá de dos preciosas criaturitas y sé lo que es estar meses  y meses sin dormir una noche seguida...

En estas etapas lo que debemos hacer es descansar todo lo que nos sea posible, y pensar que todo pasa...y  que ya vendrán tiempos mejores (en cuanto a dormir se refiere).

-Si aún fumas, déjalo. Ya sabemos todas mil motivos por los  que no debemos fumar,  pero te voy a dar uno más. El humo, a parte de las toxinas que deja, reseca la piel y la amarillea. 

-Lleva una alimentación sana rica en vitaminas como la C que es esencial para la formación del colágeno, nada de grasas saturadas y trans que den lugar a un exceso de colesterol ya que los parpados son susceptibles de tener placas de colesterol en personas con esta grasa alta. 

- Hidrátate, bebiendo bastante líquidos en forma de agua, tisanas, cremas… 

-Usa gafas de sol para proteger tus ojos y que los párpados y ojeras no se oscurezcan.

-Si ves que tu vista empieza a fallar, visita a un oculista y ponte gafas. Al forzar la vista para intentar ver, involuntariamente, también arrugas los párpados y marcas las patas de gallo.

¿Te apetece seguir recibiendo consejos y cuidados sobre esta zona? 

Podríamos hablar de cómo aplicar el Contorno de Ojos, qué movimientos y masajes favorecen la circulación y el drenaje de esta zona...¿qué te parece? Si te apetece, vete al segundo post clickando aquí.

 ¡Hasta pronto!