¿Sabes cuál es el momento ideal para exfoliar la piel de la cara? Las pieles grasas y mixtas tienen más tendencia a tener imperfecciones, como puntos negros, espinillas y granitos. Y por eso, incluir un exfoliante a la semana te ayudará a atenuarlos. Compartimos contigo esta receta casera y 100% segura para que mantengas la piel más limpia, suave y luminosa.  Y también te contamos cómo adaptarlo si tu piel está más seca de lo habitual. ⁠

¿Qué es la exfoliación?

Es un proceso de regeneración celular en el que eliminamos células muertas a través de un cosmético específico que contiene partículas exfoliantes (físicas) que "rascan" la superficie de la piel, y mantienen tus poros mucho más limpitos.

Beneficios en tu piel tras realizar este exfoliante facial

  • La piel está más lisa. Es muy característico de las pieles grasas que al tacto se sientan rugosas o con relieve. Si es tu caso, al hacer este exfoliante, notarás tu piel mucho más lisa.

  • La piel se afina. Por norma general las pieles grasas son más gruesas. Por lo que en aquellas zonas que notes tu piel más gordita, puedes insistir un poquito y conseguir un aspecto más uniforme. Esto trae otro beneficio consigo, y es que ayudas a que la grasa salga a la superficie con más facilidad, reduciendo las posibilidades de desarrollar futuros granitos y espinillas.

  • La piel gana luminosidad. Todas queremos una piel más luminosa, ¿verdad? Pues se logra en 5 minutos tan solo haciendo un exfoliante. Gracias al masaje, activamos la circulación y consigues que tu piel se llene de luz. 

  • La piel está más receptiva de recibir un tratamiento, ya sea un aceite, serum o crema. Le facilitas la entrada en las primeras capas de la epidermis y por lo tanto, notarás más sus efectos.

  • La piel está más limpia. Hacer un exfoliante en pieles grasas una vez a la semana, te ayudará a mantener tus poros limpios. Y aunque el tamaño de tus poros no va a cambiar (no se puede) verlos limpios, hará que parezcan más pequeñitos.

Receta de exfoliante facial casero para piel mixta y grasa.

Esta receta en concreto, además de los beneficios anteriores, te va a ayudar a mantener el exceso de sebo a raya gracias a la arcilla, al aceite de jojoba y a los aceites esenciales de romero o de árbol de té.

Ingredientes que necesitas:

  • Avena triturada o en copos

  • Aceite vegetal puro de jojoba o de rosa mosqueta

  • Arcilla verde

  • Aceite esencial de romero o de árbol de té

Prepara tu exfoliante en 1 minuto y a disfrutar

  • Si tienes avena en copos, empieza triturándola y añádela a un cuenco. ½ cucharada es suficiente.

  • Incorpora la arcilla verde. También puedes usar arcilla blanca que reseca un poquito menos, aunque no te asustes con esto de resecar porque para evitar basta con respetar los tiempos de exposición.

  • Añade ahora el aceite puro de jojoba o de rosa mosqueta. (½ cucharada)
  • Incluye un par de gotas de aceite esencial de romero o árbol de té.

Y si notas la piel seca o en estos momentos la tienes más equilibrada puedes seguir la receta haciendo estos pequeños cambios: sustituye la arcilla verde por blanca o rosa y el aceite esencial de romero / árbol de té por lavanda o naranja. 

¿Cómo hacer el exfoliante de manera correcta?

  • Pulveriza sobre tu piel un poquito de agua floral.
  • Sobre la piel humedecida aplica la mezcla.
  • Deja reposar unos 3-5 minutos como mucho.
  • Moja la yema de los dedos y masajea suave.
  • Retira con ayuda de una muselina o esponja suave con agua tibia.
  • Seca a toquecitos.
  • Continúa con tu tratamiento habitual.

¿Cada cuánto hacer este exfoliante facial casero en pieles grasas y mixtas?

Puedes disfrutar de este exfoliante cada semana o al menos cada 15 días. 

Ten en cuenta

  • Esta receta es segura si la usas en el momento de hacerla. No lo guardes para luego. Al no llevar conservantes, podrían desarrollarse microorganismos y si es así, y después la usas, te pueden armar la María Morena en tu cara y no es plan.  La nevera tampoco sirve para conservarla.

  • Retira los restos de producto empleando agua tibia, ni muy fría ni muy caliente. Estos cambios bruscos de temperatura a tus glándulas sebáceas no le gustan nada. 

  • No frotes, masajea con cariño tu piel y permítete disfrutar de estos minutos sin prisas. 

  • No la hagas si tienes granitos, ya que lo único que conseguirás es empeorarlos, inflamar tu piel y enrojecerla aún más. Si es tu caso, te contamos cómo combatir los indeseados granos y mantener los brillos bajo controlTampoco lo realices sobre heridas o cualquier dermatosis que tengas. 

En resumen, este exfoliante te va ayudar si quieres conseguir una piel más lisa, uniforme, luminosa y por supuesto más limpia. Lo mejor es que es una receta segura y tan fácil de hacer que puedes disfrutarla en cualquier momento.

¿Te animas con la receta? Si la haces, nos encantaría saber qué te ha parecido ;)