Hoy en Naturavia os proponemos tres fantásticas recetas para tener un verano saludable y divertido. Porque de nada sirve usar cosmética ecológica si luego nuestra alimentación está llena de productos procesados con aditivos alérgenos, grasas nefastas como el aceite de palma ultra refinado, y azúcares que suponen tres cuartas partes de un producto (como es el caso de los chocolates de desayuno de los peques).

Hoy en Naturavia nos ponemos manos a la obra y cambiamos las cremas faciales, por smoothies y helados sanos y deliciosos. Te aseguramos que si los haces con tus peques serán un triunfo y les hará olvidarse de los tradicionales que tan poco alimento aportan a su organismo y les predisponen a la diabetes y otras enfermedades por su altísimo contenido en azúcares. De hecho tomar un sólo refresco al día incrementa en un 22% la posibilidad de padecer diabetes en el futuro. ¡¡Incluso si es un refresco light o zero!!

Helados sorprendentes con sólo tres ingredientes

Para hacer este helado sólo necesitamos tres ingredientes (aunque os damos algunas variantes con más ingredientes)

- Tres plátanos maduros. Esos que están de oferta por estar demasiado maduros sirven.

- Seis dátiles sin hueso (mirad que no lleven glucosa añadida)

- Cacao puro desgrasado en polvo. Puede ser de cualquier marca, en los supermercados venden uno de la marca Valor que está delicioso y es fácil de encontrar, aunque si lo encontráis ecológico ¡mucho mejor!

Elaboración:

1. Pelamos los plátanos y los metemos troceados en una fiambrera de cristal en el congelador.

2. Una vez congelados los sacamos del congelador y los metemos en una batidora de vaso. Si no tienes puedes hacerlo con la batidora de toda la vida, sólo que tendrás que esperar a que estén algo más descongelados.

3. Añadimos los dátiles deshuesados a trozos y tres cucharadas de cacao puro desgrasado. 

4. Lo batimos todo y ajustamos el cacao y el dulzor añadiendo más o menos dátiles y cacao.

¡A disfrutar!

Si quieres hacerlo más delicioso aún puedes añadirle alguna grasa, como anacardos troceados (los batimos previamente bien hasta que se hagan una pasta) o aguacate (que aporta mucha untuosidad). Como topping puedes poner frutos secos (avellanas, nueces, macadamias...) o hacer una cobertura de chocolate con dos cucharadas de aceite de coco o de semilla de uva y dos cucharadas de cacao. Lo vertemos por encima de las copas ya preparadas y lo metemos en el congelador unos minutos para que los aceites se solidifiquen ¡maravillosos!

Sorbete de frutas espectacular con el que siempre sorprenderás

Para hacer estos sorbetes sólo necesitas:

700 gramos de una fruta de base acuosa como el melón o la sandía.

350 gramos de frutas congeladas: especialmente ricas son las frambuesas, arándanos y frutas del bosque, así como las tropicales. En muchos supermercados ya las venden congeladas, pero puedes hacerlo tú mismo comprándolas frescas, lavándolas y congelándolas. Es perfecto hacerlo con esas frutas que ya no te vas a comer porque están maduras o tocadas ¡no las tires! Les quitas los golpes, las pelas y al congelador. Te sacarán de más de un apuro.

3 cucharadas de un azúcar que no sea blanquilla. Si hay diabéticos en la familia, el xylitol es un polialcohol que no requiere de la insulina para ser metabolizado, y el sirope de ágave ecológico es sensacional también por su bajo índice glucémico. Pero hemos de tener en cuenta que no dejan de ser azúcares y hemos de usarlos en muy pequeñas cantidades.

Instrucciones:

1. Si hemos elegido un azúcar granulado lo reducimos a polvo.

2. ponemos la fruta fresca en la batidora y añadimos la fruta congelada.

3. Batimos y ajustamos obtener la consistencia deseada añadiendo más fruta congelada o fresca según la textura que deseemos. 

¡A disfrutar!

Latte Ferrero Rocher para relamerse de placer

Sabemos lo difícil que es que tus pequeños dejen de tomar los desayunos y meriendas hiperactiva azucaradas de los cacaos de desayuno. Por eso te proponemos una alternativa tan sana y deliciosa que ¡hasta te la pedirán para desayunar! 

Ingredientes Latte Ferrero Rocher

1 litro de leche de avellanas

1 cucharada colmada de arruruz, kuzu o tapioca en polvo para espesar. Si no tienes puedes sustituirlo por maicena para que espese aunque el resultado no es tan Mmmmmm

6 cucharadas de cacao puro desgrasado

6 dátiles o 3 cucharadas de sirope de ágave.

Elaboración:

1.Ponemos media taza de la leche de avellanas al fuego lento con la cucharada de arrurruz y llevamos a ebullición a fuego muy lento hasta que la mezcla espese y se vuelva más traslúcida, vigila que no se queme ni pegue. Metemos el resto de la leche en la nevera o el congelador hasta que tengamos el arrurruz.

3. Batimos todos los ingredientes que faltan juntos (leche, cubitos, cacao, dátiles).

4. Servimos y degustamos...

Si tomáis la leche de desayuno caliente es mucho más fácil, ya que sólo tenéis que poner la leche de avellanas en el cazo reservando un poco para que no queme tanto al final. Luego incorporáis el resto de ingredientes.

Si te gusta bien frío puedes hacer cubitos con la propia leche de avellanas y quedará mucho más deliciosa.

Si es la primera vez os recomendamos que ajustéis el nivel de dulzor al de vuestro paladar y el de vuestros peques, añadiendo más dátiles o sirope de ágave, luego poco a poco vamos haciéndolo con menos endulzante para poder apreciar los sabores reales de la comida.

En invierno, con estos mismos ingredientes, podemos hacer un chocolate a la taza espectacular, sólo hemos de añadir más arrurruz, kuzu o tapioca en polvo para que quede más denso, una pizca de vainilla y cardamomo en polvo y ¡sabor a Navidad 100% saludable!

Esperamos que con estas sencillísimas recetas os lancéis a hacer vuestras propias recetas ¡dejad que los peques experimenten con las frutas y los sabores y os sorprenderá su cambio!

Fuentes: The InterAct consortium. “Consumption of sweet beverages and type 2 diabetes incidence in European adults: results from EPIC-InterAct”. Diabetologia DOI 10.1007/s00125-013-2899-8