Y ya van nueve años...

Parece que hayan pasado volando, pero si echo la vista atrás y hago un repaso de todo lo que ha pasado en este tiempo, parece que haya pasado un siglo!

Hace un nueve años exactamente, inaugurábamos con muchísima ilusión (y también nervios) nuestra tienda-laboratorio en una calle del Barrio Judío de Ribadavia. 

tienda taller Naturavia

Era una tienda preciosísima con un pequeño taller en la parte trasera. Allí elaboraba los productos que luego vendíamos a nuestros clientes y a los turistas que visitaban Ribadavia. 

Recuerdo con mucho cariño aquella etapa porque la tienda me permitía tener un contacto continuo y directo con las personas que confiaban y elegían Naturavia para cuidarse.

Precisamente este feedback fue el que me permitió ir ajustando y mejorando aquellas fórmulas con las  que iniciamos el proyecto, hasta dar con las mezclas que ahora conocéis.

Texturas suaves, delicados aromas...

En este tiempo hemos caminado mucho. Naturavia ha crecido y ya no estamos solos. Lore nos acompaña cada día, atendiendo vuestras llamadas y pedidos y un montón de cosas más. También nos acompañan otras personas, que aunque no están aquí físicamente cada día, hacen que esto funcione como lo hace: Alicia, Fina, Manolo, Rubén, Mel, Fernando, Tania...y pronto tendremos otras incorporaciones que estoy segura, traerán muchas cosas bonitas a Naturavia

equipo naturavia biocultura

Nuestro laboratorio es un poco más grande que el de aquella tienda-taller, nuestro compromiso con la producción eco ha sido reconocida con el distintivo ECOplus y son muchas las tiendas que nos eligen y confían en Naturavia para llenar sus estanterías.

Ante cada decisión, casi sin darnos cuenta, hemos ido trazando, de forma paralela, nuestro camino y el de Naturavia, y, después de nueve años, puedo decir que estamos donde queríamos estar.

Y ahora, desde mi rinconcito en Naturavia, desde este lugar que tanta calma e inspiración me trasmite, estoy escribiendo estas palabras y recordando con mucha emoción estos nueve años.

Naturavia

Y me emociona pensar y sentir que aquella ilusión con la que empezamos  no se ha diluido. Seguimos trabajando cada día para  ofrecer una alternativa a la cosmética convencional, fabricada aquí, en Ribadavia, de una forma honesta, eficaz y ecológica, respetuosa con el planeta. Es precioso ver que aquel sueño se está cumpliendo. 

Y cuando me imagino a cada persona que nos elige para cuidar su piel, con sus cremas o jabones sobre sus estanterías, en sus casas o en sus tiendas, me esponjo de emoción.

Y solo puedo dar GRACIAS  A TODAS Y TODOS por acompañarnos. 

Si te apetece escuchar nuestra historia completa, puedes ir a este post donde podrás vernos a Pepe y a mi contándola en primera persona. ;)

empaquetando jabones