¡Se nos ha ido el verano! Aunque aún podemos disfrutar de algunos ratitos de sol, la mayoría de nosotros hemos vuelto a las rutinas, diciendo adiós a la época del año en la que más nos relajamos y disfrutamos de nuestras vacaciones, pero en la que también más castigamos nuestra piel. 

Es por eso que el espejo nos devuelve una imagen con un bonito bronceado, pero con una gran pérdida de hidratación y luminosidad por la incidencia del sol, el cloro de las piscinas, el calor...
El sol es la primera causa de envejecimiento y sus consecuencias más evidentes podemos comprobarlas al terminar cada época estival en forma de manchas y arrugas en nuestra piel.
Aunque hayamos procurado cuidarnos durante todo el verano, en septiembre suele ser necesario un tratamiento de choque para recuperarnos cuanto antes de las agresiones estivales.

En este blog de Naturavia queremos daros algunos consejos para regenerar vuestra piel después de las vacaciones:

1. Limpiar y exfoliar:
Es aconsejable devolver la luminosidad y facilitar la absorción de los productos hidratantes mediante una limpieza facial con la Limpiadora Suave de Rosa y Manzanilla Naturavia, que elimina las impurezas, la suciedad y el maquillaje calmando y protegiendo la piel.

También es conveniente realizar una exfoliación una o dos veces por semana con nuestro Jabón Pepita de Uva y Café que purifica, activa la circulación y favorece la regeneración celular. Además, por su alto contenido en vitamina E y C nutre la epidermis, la protege, la repara y la deja suave.

2. Reponer la hidratación con tratamientos de cosmética ecológica adecuados a tu tipo de piel.
La Crema de Caléndula Naturavia será un buen aliado en este momento del año, ya que calma, regenera y tiene un efecto anti-manchas. La manzanilla y el aloe potencian las propiedades antiinflamatorias y calmantes de la caléndula. El plus de hidratación lo aporta el aceite de almendras, que deja la piel suave y nutrida, respetando su equilibrio natural. 
Si tu piel está especialmente castigada bríndale un extra de nutrición alternando tu tratamiento habitual con el Aceite de Argán Nutritivo (puedes aplicarlo directamente sobre la piel como tratamiento de noche o mezclándolo con tu hidratante para un efecto booster).
Si tu piel es mixta o grasa, pero necesitas un mayor aporte de hidratación recurre al Aceite Facial Árbol de Té, bien como tratamiento de choque o bien combinándolo con tu tratamiento habitual, ya que hidrata pero a la vez purifica y desintoxica la epidermis.
Si tu piel es madura te vendrá bien el Aceite Facial de Rosa de Mosqueta o el Aceite Puro de Rosa Mosqueta.

3. Continúa hidratándote mucho, también por dentro. En el post en el que os hablábamos de cómo cuidaros ante las exposiciones solares os aconsejamos beber abundante agua durante todo el verano y es aconsejable continuar haciéndolo en septiembre para que sus efectos se prolonguen.
4. Si han aparecido manchas solares o se han acentuado, el Aceite Facial Rosa Mosqueta te ayudará a combatirlas, ya que regenera, recupera la elasticidad de la piel y suaviza las manchas solares. Puedes mezclar un par de gotas con tu tratamiento habitual o bien emplearlo como una “cura regeneradora” aplicándolo directamente sobre la piel del rostro por la noche.

5. Sigue una dieta equilibrada que incluya alimentos con vitamina E (hortalizas de hoja verde como las espinacas, frutos secos o aceite de girasol) y C (cítricos, fresa, piña, mango, tomate, brócoli…), betacarotenos (melocotones, zanahoria, calabaza, calabacín, y de nuevo vegetales de hoja verde como brócoli y espinaca) y ácidos grasos esenciales como el Ácido Alfa Linolenico que da lugar a la cadena de ácidos grasos omega3 (pescados grasos como el atún, salmón, sardina…).