La dermatitis atópica es una enfermedad cutánea crónica que provoca picor y rojez en la piel. Afecta a entre un 10 y un 20% de niños y de un 3 a un 5% de adultos en las sociedades desarrolladas. El hecho de que en los países en vías de desarrollo tenga menos prevalencia refuerza la teoría de que los factores ambientales influyen decisivamente en la aparición de la enfermedad.

La cosmética natural de Naturavia no utiliza parabenos, derivados del petróleo o nitrosaminas, ni tampoco aromas, colorantes sintéticos o conservantes, que son los responsables de la mayoría de alergias cutáneas (especialmente en el caso de los parabenos).

 

La dermatitis atópica suele aparecer en los primeros años de vida (la causa es que al nacer tienen ya una composición distinta de la última capa de la piel que no es capaz de realizar su función de proteger de la deshidratación y de las infecciones), aunque en ocasiones puede surgir incluso en la edad adulta. Aunque los dermatólogos no saben a ciencia cierta qué es lo que causa este problema, sí hay consenso respecto a una serie de factores que influyen en su aparición. 

La cara, manos, pies y los pliegues de brazos y piernas es donde más acostumbran a aparecer los brotes. El consejo más básico para cuidar las pieles atópicas es mantenerlas bien hidratadas con productos que no contengan ingredientes que la perjudiquen.

La época estival, a priori, sienta bien a las pieles atópicas siempre que sea un verano suave, con humedad ambiental media/alta y con temperaturas agradables. Las personas con esta patología suelen empeorar en invierno y mejorar en verano. Esto se debe a que el sol actúa como un inmunosupresor reduciendo la reactividad de la epidermis y disminuyendo síntomas como lesiones, rojeces, picores..

Sin embargo, si se abusa de los baños en la piscina con exposiciones muy prolongadas al cloro, que es muy irritante, la sintomatología puede empeorar. El aire acondicionado (que reseca la piel) o el exceso de sudoración también pueden perjudicar a las pieles atópicas en la época estival.

Lo ideal en verano es pasar las vacaciones en lugares poco contaminadosy aprovechar para darse baños en el mar, que resulta muy beneficioso por el yodo, las sales del agua y la humedad.

Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudaros a mejorar las pieles atópicas:

- Los baños, tanto en el mar como en la piscina (aunque es más beneficioso el mar) preferiblemente de corta duración. Al salir del agua hay que secar la piel (sin frotarla) y en los tres minutos siguientes es aconsejable aplicar la hidratación y luego el protector solar adecuado). También es recomendable cambiarles el bañador por uno seco para evitar irritaciones.

- Tomar el sol con una protección solar específica para pieles atópicas (sin alcohol, sin perfumes y preferiblemente no grasos para que no permanezcan en los pliegues de la piel favoreciendo la sudoración) y solo en las horas de menor exposición.

Hidrata la piel de forma intensiva porque los baños reiterados resecan la piel. Hidrátala por dentro bebiendo mucha agua, pero también por fuera con un buen hidratante. El Aceite Corporal de Aguacate y Onagra Naturaviaresulta idóneo para ello porque nutre en profundidad y repara el efecto barrera de la piel. 

Evita usar productos cosméticos que contengan elementos irritantes y limpiadores con detergentes. Para la limpieza habitual opta por el Jabón de Aloe y Onagra de Naturavia, que está formulado especialmente para dermis con problemas de descamación y atópicas. Las propiedades nutritivas del aceite aguacate se combinan con las calmantes de la Caléndula y el Aloe manteniendo la piel sana mientras la Onagra regenera estimulando la producción de colágeno. 

- Las duchas de agua templada son más aconsejables que los baños calientes y es preferible evitar el uso de esponjas.

- Seca la piel sin frotar. Los albornoces (100% algodón orgánico) son más aconsejables.

- Evita el sudor, que irrita mucho la piel, aumenta el picor y fomenta el rascado, que empeora más la situación porque favorece la aparición de eczemas. Procura que las zonas del cuerpo con mayor sudoración estén bien ventiladas.

- Usa prendas fabricadas con tejidos de algodón 100% y evita las fibras sintéticas.

- Cuida la alimentación, procurando que sea sana y en la medida de lo posible evita los aditivos.