¿Sabías que hay un aceite vegetal ideal para cada tipo de piel? Bueno, en realidad no es que haya uno solo, hay varios y seguro que habrás pasado por alto sus propiedades. Vamos a explicarte un poquito de teoría sobre la composición química de estas grasas y te mostraremos cómo debes usarlos en tu ritual de belleza para mejorar la calidad de tu piel.



¿Qué son los aceites vegetales?

Los aceites vegetales son grasas que se obtienen por prensado mecánico de los frutos. Están formados por ácidos grasos insaponificables (vitaminas A, E, D…) y ácidos grasos saponificables (triglicéridos: ácidos grasos saturados, poliinsaturados y monoinsaturados).

Si nos interesa el aporte de ácidos grasos insaponificables, o sea las vitaminas, debemos tener en cuenta que el aceite sea de primera presión en frío.  La concentración de vitaminas que pueda contener el aceite es muy pequeña, pero puede ser interesante para cualquier tipo de piel.

Vamos a ver un par de ejemplos de aceites vegetales en los que predominan un tipo de ácidos grasos saponificables:

¿Qué aceites son más ricos en ácidos grasos saturados?

  • Los aceites de coco y palma por su composición química no son adecuados en pieles grasas o con tendencia acneica porque podrían resultar comedogénicos (esto quiere decir que podrían obstruir los poros y facilitar la formación de comedones). Sin embargo, para pieles secas y muy secas sí son aceites vegetales muy adecuados, ya sean aplicados de manera directa sobre la piel limpia o tras el serum o crema hidratante.

¿Qué aceites son más ricos en ácidos grasos monoinsaturados?

  • Los aceites de aguacate y argán contienen más cantidad de ácidos grasos omega 9 y por ello tienen propiedades suavizantes y protectoras que mantienen la piel hidratada. Ideales para pieles secas y deshidratadas.

¿Qué aceites son más ricos en ácidos grasos poliinsaturados?

  • Los aceites de rosa mosqueta y semilla de uva son ricos en ácidos grasos esenciales - el organismo no es capaz de sintetizarlos por sí mismo -  con propiedades antiinflamatorias, seborreguladoras y regeneradoras que mejoran la función barrera de las pieles alteradas, con rojeces, acné, rosácea, dermatitis… Estos ácidos grasos esenciales, que quizás te suenen más por el nombre de omega 3 y 6, son fundamentales para contrarrestar el envejecimiento cutáneo.

Estos son los 3 aceites vegetales puros que puedes incluir en tu ritual facial:

Aceite Vegetal Puro de Rosa Mosqueta de primera presión en frío

El cicatrizante por excelencia y el remedio natural para atenuar manchas. 

  • Con propiedades antioxidantes por su contenido en vitaminas C y E.  

  • Contiene trans-retinoico, que ayuda a​ ​mejorar la textura de la piel y las manchas.

  • Por su alto contenido en ​linolénico ayuda a reducir los signos de la edad, especialmente en el contorno de los ojos y cuello, además de contribuir a la reparación de la barrera cutánea.

Para quién

  • Pieles grasas con tendencia acneica, granitos y con textura irregular.
  • Pieles secas o muy secas que se enrojezcan con facilidad.
  • Pieles sensibles, ya sean secas o grasas.
  • Pieles maduras, ya sean secas o grasas.

Cómo usarlo

  • Directamente sobre la piel limpia en cicatrices, marcas, manchas o arrugas. 
  • Enriquecer la hidratante o mascarilla: 2-3 gotas y mezclas.
  • Aplicar 2-3 gotas al finalizar la hidratación para reforzarla.

Aceite Vegetal Puro de Argán de primera presión en frío 

Conocido como el oro marroquí con excelentes propiedades dermatológicas.

  • Es rico sobre todo en ácidos grasos poliinsaturados (omega 9) pero también en ácidos grasos esenciales omega 6.

  • Contiene 50 veces más de vitamina E que el aceite de oliva.

Para quién

  • Todo tipo de pieles, incluidas las grasas con tendencia acneica, por sus propiedades antisépticas, suavizantes y regeneradoras. 

  • Pieles grasas y secas con signos de envejecimiento.

  • Las que más se benefician son las secas y muy secas porque regenera y fortalece la barrera cutánea, además de mejorar la elasticidad y mantener la piel hidratada.

Cómo usarlo

  • Directamente sobre la piel limpia en arrugas o zonas más resecas.
  • Enriquecer la hidratante o mascarilla: 2-3 gotas y mezclas.
  • Aplicar 2-3 gotas al finalizar la hidratación para reforzarla.

Aceite Vegetal Puro de Jojoba de primera presión en frío

El aceite reparador querido por todo tipo de pieles incluidas las más grasas

Su estado líquido nos confunde pero en realidad este aceite es una cera compuesta por éster ceroso y que se solidifica a una temperatura inferior a 10ºC.

  • Es rica en omega 9 por lo que suaviza y evita la deshidratación de la piel.

  • Su importancia reside en que este aceite es lo más parecido al sebo de la piel por lo que es fácilmente absorbido.

  • Tiene propiedades antiinflamatorias y reparadoras.

Para quién:

  • Es muy afin en pieles grasas e incluso acneicas por su efecto equilibrante.

  • Si no sabes qué aceite vegetal usar o por cual empezar, el aceite de jojoba es el perfecto comodín para cualquier tipo de piel, incluidas las más sensibles.

Cómo usarlo:

  • Puede usarse como limpiador, te lo explicamos en esta guía sobre la doble limpieza. 

  • Directamente sobre la piel limpia sobre granitos.

  • Enriquecer la hidratante o mascarilla: 2-3 gotas y mezclas.

  • Aplicar 2-3 gotas al finalizar la hidratación para reforzarla.

En resumen, incluir los aceites vegetales en tu ritual de belleza, reforzará la hidratación y suavizadad naturales de la piel. Te recomendamos incluir los aceites puros sobre todo en épocas de frío, cuando el clima o ambiente en el que suelas estar sea muy seco y contaminado.  Y para terminar con una curiosidad, por si no lo sabías, la pérdida de agua transepidérmica aumenta por la noche​. Por lo que en pieles deshidratadas - ya sean secas o grasas - si es tu caso, es conveniente que incluyas un aceite vegetal puro en el ritual de la noche. Verás cómo cambia tu piel en pocas semanas :)

Cuéntanos, ¿conocías la composición química de los aceites vegetales?

Si ya forman parte de tu ritual de belleza, nos encantaría saber cuál es tu favorito.