Ya hablamos en un post anterior (Cuidado facial I: ¿cuál es mi tipo de piel?) de la importancia que tiene saber el tipo y el estado de nuestra piel para poder escoger los productos adecuados para nuestro cuidado diario. Si no lo habéis leído, echadle un vistazo. Si no conocemos las necesidades de nuestra piel será muy difícil elegir los cosméticos idóneos para nuestra rutina de belleza.

Una vez tengamos esto claro, empezaremos a programar nuestra rutina diaria. 

Pero... ¿en qúe consiste una rutina facial?

Para nosotros se resume en 3 pasos: limpieza, tonificación e hidratación. Son tres pasos básicos y necesarios para que nuestra piel esté sana y cómoda.


Pasos de la rutina

1. LIMPIEZA:

Lo ideal es realizar una limpieza facial dos veces al día: por la noche, para eliminar impurezas y restos de maquillaje y, por la mañana, para retirar la grasa segregada mientras dormimos.

Los productos Naturavia indicados para este paso son la Limpiadora Suave de Rosas y Manzanilla, que también es desmaquillante, y los jabones de uso facial  (luego hablaremos en profundidad).

2. TONIFICACIÓN:

Sirve para trabajar la elasticidad del poro, para eliminar los restos de impurezas y para regular la secreción de sebo. Además tonifica la piel, la matiza y la prepara para la hidratación. 

En Naturavia usamos las Aguas Florales para esta función.

3. HIDRATACIÓN:

Necesaria para mantener la elasticidad de la piel y su efecto barrera. La deshidratación tiene lugar por dos razones: la pérdida de agua y el deterioro de la barrera hidrolipídica. Usando los productos adecuados evitamos ambas cosas haciendo que la piel esté protegida.


En Naturavia tenemos tres tipos de productos para la hidratación:


FLUIDOS: leches hidratantes de textura muy ligera. Están indicados sobre todo para pieles mixtas y grasas  ya que ,por su composición, ayudan a regular la secreción sebácea.


CREMAS FACIALES: hidratantes de textura cremosa, más ricas, para pieles normales, sensibles y secas.


• Y por último, los ACEITES FACIALES, que son mezclas de aceites vegetales y esenciales, formulados para cada tipo de piel. Pueden aplicarse solos, generalmente como tratamientos nocturnos o combinados con los tratamientos de día (Crema o Fluido) para aportar hidratación extra en momentos puntuales.


BIEN.. ¿Y DESPUÉS DE SABER ESTO, QUÉ HAGO?

Ahora se trata de escoger, para cada paso, el producto adecuado a mi tipo de piel y las necesidades puntuales.

Recordad que la piel es un órgano vivo y que varía en función de nuestra emociones, de los factores ambientales, etc.

Así que lo ideal es elegir la línea de productos adecuada a mi piel e ir combinando con productos de otras líneas si así lo necesito para cubrir las necesidad puntuales.

Y es que una de las ventajas de los productos Naturavia es que son perfectamente combinables entre sí (se pueden inlcuso superponer, mezclar o alternar), lo que nos facilita encontrar el tratamiento adecuado para cada tipo de piel en función del momento. En el cuadro que os ponemos a continuación os indicamos los productos adecuados por tipo de piel y según el estado de vuestro cutis. 

¿TE AYUDAMOS

Hemos elaborados unos cuadros para cada tipo de piel. En estos cuadros os indicamos la rutina "estándar" para cada una de ellas y además os mostramos las variantes para los distintos estados de la piel (madura, sensible, deshidratada...). 

Rutina cuidado facial pieles grasas

Rutina cuidado facial pieles mixtas

Rutina cuidado facial pieles secas

Rutina cuidado facial pieles normales

Foto vía: eli-defaria