El primer paso para proteger nuestra piel y nuestro organismo es saber de qué están hechos los cosméticos que usamos. 

Nuestra recomendación es siempre comprar cosmética natural y ecológica certificada y aprender a leer las etiquetas para, saber por nosotros mismos, qué es lo que estamos comprando. 

Para ello hay varias cosas importantes que debemos tener en cuenta:

Os invito a que comprobéis ahora vuestros cosméticos, los que usáis habitualmente, y vayáis viendo al tiempo que os lo explico

  • No debemos caer en trampas publicitarias que utilizan algunas marcas al incluir términos como naturalmás suavesano, herbal, libre de...etc.; A veces ni siquiera son los términos que utilizan, sino el envoltorio, el embalaje que hace parecer que son naturales, sostenibles...hay que guiarse por la lista de ingredientes para descartar sustancias sospechosas.

Uno de los principales problemas para diferenciar la cosmética convencional de la econatural, es que hay un vacío legal y las marcas pueden usar estos términos sin censura. Es ahí donde nos encontramos con los engaños.

  • Buscar un certificado ecológico en el cosmético. Esto ya es un aval y una garantía de que el cosmético está sometido a un control extra por parte de la certificadora.
  • Acudir a establecimientos especializados, donde nos van a poder asesorar: tiendas de cosmética natural, ecotiendas, farmacias especializadas...
  • Familiarizarse con las etiquetas, aprender a leerlas y acostumbrarse a hacerlo siempre que compres un nuevo cosmético. Lo más importante de la etiqueta, referente a los ingredientes, es el INCI –el listado de ingredientes–. Lo primero es saber identificarlo y lo reconoceréis porque se trata de un listado de componentes, precedido del título "ingredients". 

En este listado vamos a poder ver información muy importante: cuán natural es la fórmula y la presencia, o no, de ingredientes considerados como potencialmente peligrosos y/o dudosos por los organismos internacionales.

Para aprender a leer el INCI, y saber si el listado es natural, hay que tener en cuenta que la mayor parte de los principios activos de la cosmética econatural se extraen de las plantas y se añaden en forma de hidrolatos, extractos acuosos o de aceites. En el listado de ingredientes se reconocen por el nombre de la planta en latín seguido de la palabra “aqua”, “water”, “destilate”, “oil” o “extract”. Es importante saber identificarlos y ver qué lugar ocupan en la lista de ingredientes y qué porcentaje.  De esta forma podremos determinar qué peso tienen en el global de la formulación.

En cuanto a los productos  a evitar, nos vamos a centrar en los más usados. En la Norma de Biovidasana, que es la norma que sigue nuestra certificadora bio.inspecta, hay un listado de más 90 ingredientes totalmente prohibidos. Esta lista está compuesta por ingredientes que son legales, pero sin embargo, existe un consenso sobre su potencial toxicidad. De hecho en algunos países, el uso de algunos de estos ingredientes, están ya prohibido. Ejemplos: ftalatos, algunos parabenes..

 

 ACEITES Y GRASAS DERIVADAS DEL PETROLEO

¿Qué son?

Vaselinas y parafinas, que son la base de muchos productos cosméticos como cremas hidratantes, mascarillas, pintalabios y todos aquellos de consistencia grasa. Se utilizan en lugar de aceites vegetales porque son más baratos .

Otros como los acrilatos y las acrilamidas forman una película sobre la piel y el cabello para darles aspecto hidratado

 

 ¿Por qué no son recomendables?

Por un lado son poco recomendables para la piel porque taponan sus poros e impiden una de las funciones principales de la piel, que es la transpiración. Y por otro,  son contaminantes ambientales difíciles de degradar y depurar .

 

¿Cómo los reconocemos?

INCI: Paraffinum Liquidum, Cyclopentasiloxane, Cyclohexasiloxane, Cyclomethicone, Dimethicone, Dimethiconol, Carbomer, Petrolatum, Cera Microcristallina, Ozokerite, Ceresin, Paraffin, Acrylates, Acrylamides.

EMULSIONANTES DERIVADOS DEL PETRÓLEO

¿Qué son?

Sirven para emulsionar y mejorar la viscosidad y la penetración del producto.

Se utilizan en muchos productos cosméticos como gel de baño, jabón líquido, champú, protectores solares y toallitas para bebés.

¿Por qué no son recomendables?

No son muy recomendables de por sí, pero su principal problema radica en que mejora la penetración de otros ingredientes, tanto los buenos como los malos. Y esto hace que su grado de toxicidad depende de los ingredientes que lo acompañan. Y generalmente, se ha comprobado que van a compañados de dioxinas, que son unos contaminantes derivados de procesos de combutión, que están reconocidos como carcinógenos.  

 

¿Cómo los renocemos?

INCI: Todos los ingredientes que contengan las palabras PEG, PPG, Polyehtylene, Ceteareth, Ceteth, Hydroxypropyl o la terminación “eth”

FENOXIETANOL

¿Qué es?

El fenoxietanol se emplea en muchas formulaciones como conservante por su poder bactericida. En muchos casos se ha utilizado para sustituir a los parabenes en cosméticos.

Por qué no se debe usar?

Es un conservante tóxico para el sistema inmunitario y puede provocar irritaciones y reacciones alérgicas. De hecho, se ha restringido en Japón y en algunos países de la UE

 

 ¿Cómo lo reconocemos?

INCI: Phenoxyethanol.

FRAGANCIA

¿Qué son?

Las fragancias sintéticas son el ingrediente más común en los productos cosméticos. Aunque estas palabras puedan parecer inofensivas, detrás de ellas se pueden esconder hasta 12.500 ingredientes diferentes, la mayoría químicos sintéticos. Lamentablemente, las marcas no están obligadas a especificar cuáles, porque la fragancia se considera un secreto comercial . Y además otro problema es que detrás de ese nombre puede haber aceites esenciales naturales y no químicos. Aunque generalmente, las marcas de cosmética natural resaltan de alguna forma que la fuente de perfume son aceites esenciales

¿Por qué debemos evitarlos?

Son ingredientes sospechosos de ser cancerígenos como los ftalatos o el tolueno que se utilizan como disolventes. La mayoría de los perfumes utilizados son alergénicos potenciales

 

INCI:

Fragance o Parfum. 

 

 PARABENES

¿Qué son?

Se utilizan como conservantes ya que tienen propiedades bactericidas. Aparecen en todo tipo de productos cosméticos.

¿Por qué no debemos usarlos? Los parabenes actúan como disruptores hormonales, atraviesan la piel y están relacionados con el cáncer de mama.

¿Cómo los reconocemos?

INCI: Methylparaben, Ethylparaben, Butylparaben, Propylparaben

Qué son?

Son sustancias químicas plastificantes, en cosmética se utilizan para desnaturalizar el alcohol en los perfumes y se encuentran también en pintauñas y pintalabios Por qué debemos evitarlos? Existen una gran cantidad de investigaciones científicas que asocian sustancias de este grupo a problemas de salud fundamentalmente por sus efectos como disruptores hormonales, afectan al sistema reproductor y están relacionados con cáncer así como con problemas respiratorios y asma. De hecho, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), así como numerosas organizaciones internacionales, han determinado que los ftalatos son ingredientes tóxicos cancerígenos en los seres humanos, y la UE prohibió su uso en chupetes, tetinas y mordedores infantiles, pero no se han adoptado medidas restrictivas para otros muchos usos.
Cómo reconocerlos? Lamentablemente, ésta es una de las substancias más complicadas de detectar a la hora de comprar un producto, porque suele ser un componente de una fragancia, así que no se menciona en la lista de ingredientes. Para evitarlos, es mejor escoger productos que sean “libres de ftalatos” o “libres de fragancia”. De todas maneras, algunas nomenclaturas con las que se pueden encontrarlos en las etiquetas son:
INCI: Diethyl Phthalate, Dimethyl Phthalate.

FTALATOS   

¿Qué son?

Son sustancias químicas plastificantes, en cosmética se utilizan para desnaturalizar el alcohol en los perfumes y se encuentran también en pintauñas y pintalabios.

¿Por qué debemos evitarlos?

Existen una gran cantidad de investigaciones científicas que asocian sustancias de este grupo a problemas de salud fundamentalmente por sus efectos como disruptores hormonales, afectan al sistema reproductor y están relacionados con cáncer así como con problemas respiratorios y asma. De hecho, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), así como numerosas organizaciones internacionales, han determinado que los ftalatos son ingredientes tóxicos cancerígenos en los seres humanos, y la UE prohibió su uso en chupetes, tetinas y mordedores infantiles, pero no se han adoptado medidas restrictivas para otros muchos usos.

¿Cómo reconocerlos?

Lamentablemente, ésta es una de las substancias más complicadas de detectar a la hora de comprar un producto, porque suele ser un componente de una fragancia, así que no se menciona en la lista de ingredientes. Para evitarlos, es mejor escoger productos que sean “libres de ftalatos” o “libres de fragancia”.

De todas maneras, algunas nomenclaturas con las que se pueden encontrarlos en las etiquetas son: INCI: Diethyl Phthalate, Dimethyl Phthalate.

BASES DETERGENTES

¿Qué son?

Son agentes detergentes que se utilizan en geles de baños, champús, jabones líquidos, dentífricos y otros productos de higiene.

¿Por qué debemos evitarlos?

Son excesivamente irritantes para la piel. Especialmente problemáticos son los tensiactivos aniónicos fuertes como el sodium lauryl sulfate que en su momento fue ampliamente sustituido por el sodium laureth sulfate. El problema es que en el proceso químico para pasar de un compuesto a otro (etoxilación) se produce como contaminante secundario el 1,4- dioxano que es un posible cancerígeno especialmente peligroso para los niños. Este contaminante siempre aparece en los procesos de etoxilación que se dan en muchos ingredientes cosméticos.

 

¿Cómo los reconocemos? INCI: Ammonium Lauryl Sulfate, Disodium Laureth Sulfosuccinate, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, Sodium Lauryl Sulfoacetate, Sodium Myreth Sulfate.

--------------------------

Espero que os haya sido útil. Si queréis ampliar la información, no dudéis en escribirnos.